BLOG

DIA MUNDIAL DE LA ESTUPIDEZ HUMANA

“La franciscana o delfín del Plata (Pontoporia blainvillei) es una especie de cetáceo odontoceto; de acuerdo a distintos autores, la especie es el único miembro de la familia Pontoporiidae o bien forma parte de la familia Iniidae. Es un delfín de río propio del gran estuario del Río de la Plata y las costas del Océano Atlántico en Sudamérica, siendo la única especie de la familia que puede vivir indistintamente en aguas dulces o saladas”, así reza la introducción al tema en la Enciclopedia Libre más grande del Mundo Wikipedia.

Nunca elegido mejor nombre, “Franciscana” rememorando a San Francisco de Asís, el Santo que hablaba con los animales, amante de la naturaleza, que habitaba un lugar de paz auto determinado por él, en la humildad y el sosiego como modo de vida.

Rubén Darío había amistado a Francisco con el Lobo de Gubbia en sus Relato “Los Motivos del Lobo”. Gubbia un pueblo cercano a Asis plagado de gentes impiadosas, avaras, angurrientas, voraces, ignorantes, malhechoras, tan iracundas e irracionales como el Lobo, al que Francisco había logrado apaciguar con el amor y la piedad allá por el año 1100.
Mil años después el pueblo es el mismo, Gubbia hoy es Santa Teresita, el Delfín, un legado de la paz, que la especie animal nos intenta recordar, toda vez que exaltados por la obsesión del “yo soy más que vos, mejor que vos, más que todo y todos en el universo” dejamos de lado, dignidad, racionalidad y cualquier tipo de pensamiento cercano a lo humano.

Lo hecho, hecho está, el bochorno mundial pintando al pueblo de punta a punta, la infamia es un lugar del que no se tiene retorno, y más aun la injusticia que está por venir: ningún sancionado, ninguna punición, ninguna ley ambiental que tenga ahora fortaleza para proteger todas las palabras que llenan los libros de derecho ambiental. Ninguna ONG que yerga su queja de manera eficaz, ningún bañero será detenido, ningún policía será interpelado, ningún juez habrá actuado de oficio, ninguna acción colectiva, ningún amparo, ningún seguro ambiental caucionó el daño.

La playa está vacía, el Delfín esta muerto, el daño no es solo al ambiente, lo es a las almas que no tienen el mínimo reconocimiento de los hechos y siguen deambulando por las calles de “Gubbia”, la educación ambiental nunca llego a destino.

Hoy 19 de febrero de 2016 acaba de fundarse el “DIA MUNDIAL DE LA ESTUPIDEZ HUMANA”, el día que un puñado de ignorantes y despreciables “lobos” hambrientos de nada, celebraron con auto-fotos su propia muerte.

Claudia Villanueva

febrero 19th, 2016   |   Sin Comentarios

Contact Us