BLOG

Emisiones gaseosas y malos olores. Fallo Tabeni, Enrique Alberto y otros c/ Aguas de Corrientes S.A. s/ daños y perjuicios.

Los vecinos interpusieron demando dado que desde hace unos años perciben casi en forma permanente malos olores, producto de las emanaciones de esos líquidos cloacales que se propagan con distinta intensidad de acuerdo al viento, temperatura y otros factores no determinados en las inmediaciones del lugar y en sus domicilios alterando de esta manera sus hábitos; para evitar dichas emanaciones deben cerrar puertas y ventanas en pleno verano, dejar de realizar artes culinarias en el exterior e inutilizar los jardines para no soportar el hedor; todo ello les acarreó y acarrea sufrimientos y molestias de carácter espiritual y moral.

Por su lado, la demanda alegó que desde la construcción de la estación elevadora realizó acciones correctivas; instaló un extractor eólico, trabajó permanentemente para mejorar la calidad y condiciones ambientales y de seguridad de sus instalaciones y unidades operativas, efectuó tratamiento químico y biológico; los gases que perciben los vecinos no afectan la salud; los actores, sabiendo de la existencia de la planta de tratamiento en ese lugar, adquirieron sus propiedades pretendiendo luego una reparación.

Las pruebas del caso arrojaron que:

1- La pericial bioquímica comprobó que el efluente no cumple con los valores esperados en los gases emanados.

2- El reconocimiento judicial de la planta elevadora de líquidos cloacales constató la existencia de malos olores en las viviendas.

3- Las testimoniales coincidieron en la percepción de olores que emanan de la planta elevadora.

4- Se probó que el aire que respiran los vecinos se altera con las emanaciones de la planta elevadora provocando olores nauseabundos que perturban y perturbarán a los actores produciendo el daño resarcible.

5- Se analiza la aplicación del Artículo 1973 del CCCN en cuanto a la normal tolerancia. Inmisiones. Las molestias que ocasionan el humo, calor, olores, luminosidad, ruidos, vibraciones o inmisiones similares por el ejercicio de actividades en inmuebles vecinos, no deben exceder la normal tolerancia teniendo en cuenta las condiciones del lugar y aunque medie autorización administrativa para aquéllas.

6- El informe sobre el monitoreo de emisiones gaseosas al ambiente indicó “…bastante olor penetrante posiblemente mercaptano, amoniaco y sulfuro de hidrógeno, al realizarse la apertura de la habitación para poder medir en la cámara húmeda se comprobó que los olores eran más concentrados, se estima que es debido a una falta de ventilación natural…”

7- En cuanto a la circunstancia de que Aguas de Corrientes SA desarrolle su actividad con autorización administrativa se estableció que no impide a los vecinos hacer uso del derecho que a todo damnificado.

8- Líquidos cloacales afectaron a los actores quienes tuvieron que soportar molestias que no debieron haber tolerado y ello les significó un perjuicio indemnizable. El daño está representado por no haber podido disfrutar enteramente de su derecho de dominio.

9- Se deja establecido que los vecinos al adquirir el inmueble ubicado en la zona de conflicto no pudo pasarles desapercibido que en el inmueble lindero funcionaba una planta elevadora de líquidos cloacales perteneciente a la empresa Aguas de Corrientes SA, ni tampoco la emanación de olores que podrían producirse, también lo es que esta circunstancia no implica que los demandantes se vean condenados de por vida a sufrir la perturbación de su derecho.

El Superior Tribunal de Justicia Corrientes confirmó la sentencia de mérito de primera instancia que rechazó la excepción de falta de legitimación de uno de los litisconsortes activos y condenó a Aguas de Corrientes SA a pagar a cada uno de los actores $ 96.000 en concepto de daño moral.

julio 24th, 2018   |   Sin Comentarios

Contact Us