BLOG

Los estudios médicos son propiedad del paciente.

Así lo confirmo el fallo “Albarracín Ramón Armando vs. Mapfre S.A. Art s/ amparo” – CORTE SUPREMA DE JUSTICIA (TUCUMÁN) – SALA EN LO LABORAL Y CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO el 21/07/2015.

RESUMEN

El 21 de julio del corriente año la Corte Suprema de Justicia de Tucumán falló a favor del Sr. Albarracín Ramón quien por medio de una acción de amparo buscaba conseguir que Mapfre A.R.T. le proporcionara toda la historia clínica que la misma tuviera en su poder a los fines de lograr el tratamiento más efectivo de su salud.

La cuestión que nos compete es el análisis del derecho de cada persona a acceder a los datos médicos que cualquier entidad tenga en su poder que hayan sido obtenidos por medio de profesionales o auxiliares de la salud.
A tal efecto, encontramos en la Ley 26.529 (Derechos del Paciente en su Relación con los Profesionales e Instituciones de la Salud) que la misma indica en su artículo 12 que se entenderá por historia clínica, el documento obligatorio cronológico, foliado y completo en el que conste toda actuación realizada al paciente por profesionales y auxiliares de la salud.

Siendo así, los datos recopilados por las ART que intervienen en estudios pre-ocupacionales o posteriores forman parte de esta definición. Con lo cual el paciente tiene derecho a acceder a todos ellos ya que es el titular de la historia clínica. Bastando, tan solo, el simple requerimiento de copia de los mismos y debiendo ser entregada en un plazo de 48 horas de solicitada salvo caso de emergencia. (Art. 14 Ley 26.529).

La actora en el presente fallo realizó los pedidos pertinentes a Mapfre ART para que le fueran brindados sus datos médicos. Frente a la negativa de la ART de entregarlos, la actora se vio en la necesidad de entablar una acción de amparo. Luego de ser rechazado en primera instancia y siendo confirmado este rechazo por la Cámara del Trabajo la Corte Suprema de Justicia indica primariamente la cuestión de la admisibilidad.

En primera instancia se rechaza el amparo debido a que se alega que el actor debería llevar a cabo una medida preparatoria, no siendo el amparo la vía adecuada para realizar el pedido de información. Dado que para la procedencia de la acción de amparo es necesario que no exista otro medio judicial más idóneo.
El Fiscal de la causa alega frente a este argumento que no se encuentran frente a una simple petición de información, sino que por el contrario, el actor indica que la información que requiere y que el demandado no quiere proveerle es necesaria para poder realizar un tratamiento de salud.

ANTECEDENTES

La Ley de Derechos del Paciente establece que todo sujeto legitimado en la misma, frente a la negativa, demora o silencio del responsable que tiene a su cargo la guarda de la historia clínica, dispondrá del ejercicio de la acción directa de “habeas data” a fin de asegurar el acceso y obtención de aquélla. A dicha acción se le imprimirá el modo de proceso que en cada jurisdicción resulte más apto y rápido. En jurisdicción nacional, esta acción quedará exenta de gastos de justicia. (Art. 20).
La Corte al respecto dispuso que “no se trata de evaluar de manera ritual o meramente formal si, efectivamente, se configuraron los supuestos de hecho previstos en la normativa provincial que regula el amparo informativo, como señaló la Cámara en el pronunciamiento impugnado. Se trata de hacer efectivo un derecho consagrado a nivel nacional por una ley del Congreso mediante la cual se indicó como pauta reguladora del ejercicio jurisdiccional del mismo al proceso que, típicamente, permite acceder a información personal de un sujeto; tal, el caso del habeas data. De cualquier modo, cabe señalar que el legislador nacional previó la posible necesidad de adecuación de esta acción a las particularidades de cada jurisdicción local y por ello expresamente estableció que a esta acción, más allá del nombre con el cual sea conocida o se encuentre regulada en cada Provincia o en la Ciudad de Buenos Aires se le imprimirá el modo de proceso que en cada jurisdicción resulte más apto y rápido”.

CONCLUSION

Por estas razones es que la Corte interpreta que la negativa a la acción amparo informativo es arbitraria. La acción para requerir la exhibición de la documentación médica personal, “es una acción nacida del reconocimiento personal y de la circunstancia de encontrarse registrados en dichos datos parte de la historia y biografía personal del enfermo, es claro que tal acción no es una mera derivación de contrato de trabajo o de la regulación de previsión y asistencia social nacida de la cobertura de los riesgos del trabajo”.

De esta forma la Corte deja claro que el derecho de cada persona al acceso a su información médica no puede ser obstruido ni por parte de aquellos que tienen en su poder la información indicada, ni puede ser restringido por los medios legales que puede emplear para exigir su cumplimiento.

Tomasoni Micaela.

agosto 10th, 2015   |   Sin Comentarios

Contact Us